Consejos para mantener la vagina limpia y saludable..

BELLEZA 6268 Visitas

La vagina es un tubo muscular ubicado en el interior del cuerpo femenino, que va desde el cuello uterino (la abertura del útero) hasta la abertura vaginal. Los órganos sexuales externos se ubican alrededor de la abertura vaginal.

El diseño de la vagina le permite expulsar y auto-limpiarse por medio de las secreciones vaginales, que ocurren de forma natural, pero ademas de esto es necesario mantener un cuidado día a día, para así mantener la salud vaginal.

670px-Wash-Your-Vagina-Step-2

Limpieza de la vagina

Es imperativo evitar el uso de los geles y jabones de baño perfumados. Puesto que los mismos pueden afectar el pH vaginal y las bacterias beneficiosas que en ella habitan.

Lo ideal es utilizar jabones sin olor, para el aseo del área exterior de la vaginal.

De la limpieza interna se encargaran las secreciones vaginales, que ocurren de forma natural.

Duchas

No es recomendable el uso de duchas para el aseo vagina, ya que esto puede interferir con las bacterias vaginales beneficiosas.

 

Toallitas perfumadas y desodorantes vaginales

Al igual que los jabones ferfumados, las toallitas perfumadas puedes alterar el equilibrio natural de la vagina.

Si la naturaleza hubiera tenido la intención de que la vagina huela a rosas o lavanda, lo habría hecho“, dice el profesor Lamont.

Lavar la vagina con agua limpia y un jabón común o especializado para la higiene intima de la mujer, debe ser mas que suficiente para mantener la vagina limpia y saludable.

Existen algunos flujos vaginales anormales, los cuales son causados en su mayoría por vaginosis bacteriana, que a su vez puede causar un olor desagradable.

Sexo seguro

Algunas bacterias y virus pueden entrar en la vagina durante las relaciones sexuales. Estos incluyen microorganismos que causan la clamidia, la gonorrea, el herpes genital, las verrugas genitales, la sífilis y el HIV.

Se puede proteger a la vagina contra estas infecciones mediante el uso de un condón.

Examen del cuello uterino

Todas las mujeres de entre 25 y 64 años pueden realizarse un cribado cervical para detectar de forma temprana cambios anormales en el cuello del útero.

Compartir

Comentarios