Creían que uno de sus bebés había nacido muerto, lo abrazaron fuerte y pasó algo extraordinario.

BELLEZA 1458 Visitas

La medicina moderna puede llegar a ser maravillosa, pero ahora esta madre australiana sabe de primera mano que los milagros también existen.

Kate Ogg y su marido llevaban ya mucho tiempo intentando concebir a su primer hijo sin éxito, pero al final lo consiguieron. Al cabo de 9 meses tendrían gemelos: un niño y una niña – Jamie and Emily. El embarazo fue normal y todas las pruebas salieron correctamente, pero cuando llegó el momento del parto, todo se torció.

Nada más nacer, los médicos le entregaron a la madre uno de sus dos hijos sin vida; médicamente había muerto. El pequeño no respiraba pese a todos los intentos de resucitación, pero tanto Kate como su marido quisieron abrazarlo.

Lo increíble sucedió cuando ambos padres creyeron que se estaban despidiendo de su pequeño hijo, pero en realidad le estaban dando la bienvenida a sus vidas. Porque al final sucedió el milagro de la vida y el pequeño Jamie logró sobrevivir.

COMPÁRTELO SI TE GUSTO!

Compartir

Comentarios